Cómo germinar las semillas del girasol – VEKINE
1

Su carrito está vacío.

13 Dec '15

Cómo germinar las semillas del girasol

Los brotes del girasol son una gran fuente de fibra, vitaminas, minerales y diversos oligoelementos que mejoran nuestra salud y estado de ánimo. Estos brotes son de especial valor ya que contienen aminoácidos que son, digámoslo así, el principal "material de construcción" de nuestros cuerpos, además de un "ingrediente" principal para el cerebro.

Plantarlos requiere mucha paciencia y diligencia, pero el resultado aporta muchos beneficios. 

Lo primero que necesitas son las semillas de girasol. Solamente valen las semillas crudas, con piel, como las de la foto de abajo. 

Cogemos un vaso de semillas, las ponemos en un bol, llenamos de agua el bol hasta cubrir las semillas.

Pasadas 12 - 24 horas, volcamos las semillas por la Bolsa Germinador VEKINE. Colocamos la bolsa en el bol, es para mantener las semillas húmedas. Cada 12 horas hay que pasar la bolsa con las semillas bajo el grifo y volver a colocarla en el bol. 

Después de un día y medio verás que han salido unas pequeñas raíces de 3-4 mm a las semillas, significa que hay que plantarlas ya.

Cogemos una bandeja con abono, repartimos las semillas (evitar colocar las semillas una encima de otra). Les ponemos encima una capa de pocos centímetros de abono.

Ahora es importante ponerles peso encima, unos 2 - 3 kg. Esto es necesario porque los brotes de girasol tienen una fuerza extraordinaria, las raíces pueden salirse a la superficie y es necesario que estén bajo tierra. 

El peso hay que mantenerlo durante 3 días. 

Pasado el tiempo, hay que dejar a los brotes de color verde pálido en un lugar donde hay muchas luz. En unos 4 días llegarán a la altura de 10 - 12 centímetros. 

Durante todo el proceso de plantación, hay que tener en cuenta que a los brotes les gusta la humedad y el calor. La temperatura tiene que ser la del interior. 
"
Cuando las dos hojas de los brotes están completamente separadas y abiertas, podemos cosecharlos. Les cortamos con el ramo, ponemos en una bolsita de plástico, la cerramos y la colocamos en un taper hermético. Los ponemos en la nevera. De esta forma los brotes aguantan hasta 15 días. 

Puedes añadirlos a todos tus platos crudos, smoothies, ensaladas, sopas frías, etc. También puedes acompañar los platos cocinados. 

Producto protagonista


¡Publicar comentario!